1. Aroma. Degustación. Sabor. La química del vino
  • share

    Aroma. Degustación. Sabor. La química del vino

    share
    3M Filtración del Vino

    Aroma. Degustación. Sabor. La química del vino

    Beba despacio, agite, saboree. Mientras usted disfruta de su vino, es óptimo entender la ciencia compleja aplicada a la elaboración de su bebida, simplemente para aumentar su conocimiento o sorprender e impresionar a sus amigos en la próxima cena festiva.

    • La ubicación de la uva influencia el vino.

      La geografía es todo

      Los productores de vino piensan mucho para crear el aroma, el paladar, el sabor y aquel gusto que queda en la boca. Todo se origina en el desarrollo de las uvas. El tipo de uva usada es tal vez la elección más importante. Por eso los vinos son identificados por su tipo específico de uva. Pero la geografía del local donde esas uvas son cultivadas también es importante. Una vez que las plantas absorben todos los tipos de minerales e nutrientes de la tierra, el suelo local tiene una gran influencia, así como el clima.

    • Fermentación del Vino.

      La transformación es buena

      Los niños pueden amar el jugo de uva, pero los adultos prefieren el vino - y esa transformación muy importante, del jugo para el vino, es llamada de fermentación. Eso acontece por causa de la levadura, el mismo tipo de micro-organismo que hace crecer la masa del pan. En algunas semanas, las levaduras consumen los azúcares del jugo de uva convirtiéndolas en alcohol.

      Cada cepa de levadura funciona de manera un poco diferente, afectando el sabor y el tenor alcohólico. Por eso los productores de vino seleccionan cuidadosamente sus levaduras. Se puede usar levaduras que ocurren naturalmente, ya presentes en las uvas. Como esas levaduras naturales son menos previsibles, ellas hacen con que el vino local adquiera un sabor único. Otro productor puede comprar una cepa específica de un distribuidor, porque desea los atributos específicos de esa levadura y un poco más de control sobre el proceso.

    • Envejecimiento del Vino.

      Más viejo y más especial

      El próximo paso es el envejecimiento. Mientras algunas personas les gustaría permanecer jóvenes para siempre, el envejecimiento del vino es algo que todos podemos apreciar. Como cualquier otro líquido natural, como la leche o la miel, el vino es una solución compleja de agua, azúcares, ácidos, sales minerales, y, es claro, alcohol. Estos compuestos reaccionan lentamente unos con los otros mientras transcurre el tiempo, lo que tiene efectos positivos si esperamos hasta la hora correcta.

      Algunos vinos, como el Zinfandel blanco, es mejor con casi ningún envejecimiento, mientras que otros, como el Cabernet, son mejores si son envejecidos por algunos años. Algunos vinos, como el Porto, mejoran después de décadas de envejecimiento. Cada vino tiene un límite que, si es sobrepasado, el sabor comienza a degradar en vez de mejorar.

    • Análisis del Vino

      Camino para la excelencia

      Durante el proceso de fermentación y envejecimiento, frecuentemente, muestras del vino son analizadas en laboratorio. Eso ayuda los productores de vino a entender exactamente lo que está aconteciendo en su vino en un determinado momento. De esa manera ellos pueden quedar sabiendo cómo el resultado final fue alcanzado. En la próxima vez será posible ajustar el proceso, por ejemplo, usando una levadura diferente o dejando fermentar o envejecer por más o menos tiempo.

      Después de la colecta de la última muestra, el vino es clarificado removiendo toda la levadura y cualquier pedazo de uva que haya quedado en el líquido. Esta es la última oportunidad del productor para controlar el sabor, usando filtros especiales da 3M para remover cualquier sabor indeseable.

    • Un placer con ciencia

      Finalmente: el último paso y el mejor de ellos. El vino es embotellado para ser envejecido todavía más o enviado suelto directamente para las tiendas y restaurantes y de ahí directamente para su vaso.